PARA CARLOS BOYERO, VER ‘DOLOR Y GLORIA’ ES COMO “VER LAS PLANTAS CRECER”, AUNQUE SALVA ALGUNAS COSAS

Por fin se ha producido uno de los momentos más esperados y morbosos ante todo estreno de Almodóvar: las impresiones del crítico Carlos Boyero, quien ha masacrado sin piedad los últimos largometrajes del manchego, tachando “grotesca y notable idiotez” a La piel que habito o “inane y lamentable” a Los abrazos rotos.

En unas primeras declaraciones a la SER, Boyero ha mostrado poco entusiasmo, pero regala unas palabras para el optimismo: “por fin, en 12 años, existe algo en una película de Almodóvar que me gusta. No quiere decir que mucho ni bastante, pero al menos hay algo”.

Boyero afirmó también que la tertulia post visionado solo le ocupó 5 minutos, señal de que no dejó ningún poso sobre él: “tengo un problema con la película, los personajes me producen una indiferencia notable” (…) “la veo como quien ve la lluvia caer o las plantas crecer”. En cambio, el crítico aplaude el personaje de la madre y la labor de sus actrices (Cruz y Serrano). También reconoce que el final es emocionante y que en rasgos generales no le ha disgustado, pese a reiterar que “ya la he olvidado”.

No sé a vosotros, pero a mí me da la sensación de que le ha gustado más de lo que su ego le permite admitir.

Vía: SER

22 thoughts on “PARA CARLOS BOYERO, VER ‘DOLOR Y GLORIA’ ES COMO “VER LAS PLANTAS CRECER”, AUNQUE SALVA ALGUNAS COSAS”

  1. Genial, tu CV me dice que debes tener conocimientos de lenguaje cinematográfico que a Boyero le faltan. Yo estoy en proceso de edición de una película, me interesaría mucho más tu opinión que la de él, como puedes suponer. Evidentemente, fuera de tu furibunda y enceguecida respuesta está bastante claro lo dicho y el porqué: cualquiera con una mínima base se da cuenta de que Boyero no tiene ningún conocimiento más allá del gusto. Tan evidente es así que él mismo lo repite una y otra vez.
    Los conocimientos sobre el tema se pueden adquirir de muchas formas. Una habitual es la práctica (evidentemente él no viene de ahí) o la teórica ( tampoco la tiene, para él el cine es ver películas en pases de prensa, leer y aprender cómo y porqué se hacen, leer a críticos, de los de verdad, y teóricos, le parece demasiado esnob y es demasiado trabajo para él que, al fin y al cabo, sólo ha de rellenar cinco párrafos a la semana para que le sigan pagando. Eso es un mérito admirable que no voy a discutir).
    Toda la obra, por llamarla de alguna manera, crítica de Boyero, queda en papeles de periódico para limpiar los meados de un gato. No hay libros, no hay estudios, no hay ensayos a su nombre. Normal, no tiene los conocimientos para hacerlo y, aunque a veces las editoriales hacen recopilatorios de columnas de gustos como las de él, eso no formaría un cuerpo teórico ni crítico sino pensamientos al aire un poco como los de la princesa del pueblo que también sacó un libro de sus opiniones.
    En ningún momento he discutido algo que, por alguna razón, machaconamente insistes: que te gusta Boyero. Lo celebro.
    Bien por ti que te guste esa forma de opinar sobre las películas más allá de tus conocimientos teóricos que me parecen más que bien, pero que, repito, para hablar de gustos pues no son muy necesarios, aunque serían deseables en el crítico del primer diario de España (signifique eso lo que signifique en 2019). Que tú con conocimientos disfrutes de las opiniones de Boyero no cambia su absoluta falta de ellos, carencia de la que extrañamente presume tanto el opinador que escribe en El País en la sección de crítica.
    Ahora a esperar que sea un éxito la película y que en un par de años haya otra. Total una mala opinión de Boyero no va a acabar con la carrera de Almodóvar ni va a reevaluarse su obra a la luz de esas opiniones. Vamos, ni la de Almodóvar ni la de nadie.

  2. Aprovecho el debate para lanzar una reflexión sobre la crítica española: no os parece un auténtico coñazo? Su lenguaje está totalmente distanciado del público, al menos en los medios importantes. Parece una competición de palabras rimbombantes e intelectualoides y de referencias cinematográficas rebuscadas. No trago a los Luis Martínez y otros como Costa y demás me aburren también. Luego está Boyero, q coincido punto por punto con Teaser en q no es crítico, sino un personajillo provocador q podría estar bien si fuera una petarda con gracia, pero es q es un pedante sin chispa ni talento para la escritura.

    Disfruto mucho más de la crítica yankee o francesa (ahí encuentras de todo).

  3. Hay críticos mucho peores que Boyero y que son muy de frases hechas. al menos Carlos es único en su estilo.

  4. Lo escandaloso de Boyero es que sea el crítico de referencia del que sigue siendo el periódico más importante de España. Un periódico que durante décadas marcó y pontificó sobre el canon cultural que era válido en éste país con críticos de prestigio contrastado en todas las especialidades culturales.

    Paradojicamente, Boyero como personaje polémico y provocador surge una vez que es contratado por El País porque mientras estuvo en El Mundo su alcance e influencia era mucho más limitado y a todos nos daba igual lo que opinara el tipo.

    Debe de ser economicamente muy rentable para PRISA tener a este sujeto en nómina a costa de perder el prestigo que tuvo como medio de referencia cultural durante décadas no solo en España.

    Supongo que en tiempos en los que cuenta solo el número de cliks, de Me Gusta o de número de visionados Boyero cumple a la perfección lo que quiere la empresa porque está claro que del cine y su evolución sabe muy poquito

  5. No entiendo muy bien esa crítica a las críticas que se basan en “el gusto”. Si somos sinceros, la gran “Roma” es magistral en su planificación, en su montaje, en su medido tempo, en su fotografía…. pero es un peñazo de cuidado. La primera parte de lo que he dicho sobre ella es objetivo, pero el quid de la cuestión está en la segunda, en lo subjetivo.
    Aquí se explica bastante bien: https://www.elespanol.com/cultura/cine/20190122/mediocre-soporifera-egolatra-hablan-detractores-roma-pelicula/370214223_0.html

    Y en parte, el problema es de esos críticos que usan siempre las mismas palabras en sus críticas: “poliédrico”, “juego de espejos” (añadan aquí las que hayan detectado por ustedes mismos).

    No estoy contra el gusto. Tampoco sobre el análisis técnico y el lenguaje cinematográfico. Pero no olvidemos que el lenguaje cambia, pero la gran película permanece por el gusto. ¡¡Pues no veo yo películas de los años 30 y 40 absolutamente desfasadas en lo técnico y narrativo que sin embargo me siguen encandilando!!

    Ah, teaser, no es por defender a Boyero (al que no soporto por egocéntrico y prepotente), pero Boyero sí tuvo experiencia más allá de los libros. Trabajó con Fernando Trueba en sus inicios, como grandes amigos que son, e incluso ofició como actor en el corto del propio Trueba “Carlos y Oscar”, con Ladoire de compañero…

  6. Leyendo los posts, más me reafirmo en mi post inicial en este hilo. A veces no gusta leer lo que dice Boyero…, lo he comprobado mil veces en mil conversaciones privadas. Si alguno se muerde el labio, se envenena.

    Teaser, enhorabuena por estar editando una película. Imagino que también habrás aprendido en una de las dos -o tres, o cuatro- escuelas relevantes en España. No termino de entender esa fijación por hacernos partícipes de tus “logros” académicos y profesionales…, supongo que lo haces para aportar un halo de academicismo y validez a tus argumentos. Está feo, Teaser, es poco elegante, además de que resta credibilidad. Sobre todo porque me consta que muchos de los que leen estos hilos -y comentan a veces- tienen CVs con los que se te caerían los calzoncillos -o las bragas, o lo que sea- .

    Óscar,

    Estoy de acuerdo contigo en tu análisis de la crítica escrita cinematográfica española en comparación con la extranjera. Aquí la crítica es puramente endogámica y pseudo-académica, es decir, no le interesa a nadie más que a ellos mismos. Nadie acude a ella. En contraposición, la crítica inglesa y francesa sí son, en muchos casos, referentes del público y tienen muchos más registros que lo puramente intelectualoide. Teaser, no te preocupes, no voy a caer en la petulancia de decirte eso de “¿has leído algo de esta gente?”, eso lo dejo para ti, ¿recuerdas?.

    Y sí, Oscar, también estoy de acuerdo contigo en que Boyero es pedante, es su estilo, pero discrepo rotundamente que carezca de chispa ni talento para la escritura. Para poder deconstruir el estilo de crítica habitual sosa y tediosa, que es lo que hace Boyero, primero hay que saber construirla…

    Y oiga, si Boyero carece de talento para la escritura y ése es el rasero de medir, ¿cómo calificarías entonces la habilidad para la escritura de los críticos de este blog? Con ese rasero…¿de parvulitos, infantiles?

  7. Almodóvar versus Boyero es un buen punto de partida para una ficción.
    De las vitrióloicas.

1 2

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.