PROS Y CONTRAS DE LAS 5 NOMINADAS A MEJOR PELÍCULA EN LOS PREMIOS GOYA 2019

Durante la semana hemos repasado las principales categorías de los Premios Goya 2019. Cerramos nuestra serie de artículos con el análisis de las nominadas a mejor película.

El reino parece partir con cierta ventaja, pero Campeones y Entre dos aguas son serias aspirantes.

Estos son los pros y contras de las nominadas al premio Goya 2019 a mejor película (repasa el resto de análisis de nuestro especial nominados AQUÍ).

EL REINO, de Rodrigo Sorogoyen.

13 nominaciones

A favor: Es la película definitiva sobre uno de los grandes males de nuestro país, apenas tratado en la gran pantalla: la corrupción sistémica española. Es fascinante la intensa y demoledora radiografía de la podredumbre enquistada, donde el poder protege al poder. A esto se le une un espléndido reparto perfectamente ensamblado en el que todos los actores cuentan con su correspondiente clip de lucimiento, y una música asfixiante y acelerada que hace sentir el mismo agobio y vértigo que su protagonista. El sabor de boca que deja una película es crucial en la recepción de ésta y en su recuerdo de cara a las votaciones. En “El reino”, el tramo final directamente es una barbaridad que corta la respiración: desde la trepidante secuencia de robo de archivos en Andorra mostrada en un memorable plano secuencia, pasando a la tremenda persecución nocturna por la autopista y cerrando con esa incisiva entrevista televisiva al estilo Ana Pastor. “El reino” es la más demoledora de las candidatas, y ya se ha convertido en un clásico de nuestro cine.

En contra: La taquilla no acompañó a la cinta en su paso por las salas pese a su ambición comercial, lo que puede penalizarla frente a rivales más populares. La película no deja títere con cabeza, y del mismo modo puede asquear a los votantes que prefieran opciones más evasivas, en vez de revolverse las tripas ante las vergonzosas situaciones que presenta la película. Todo es tan auténtico como bochornoso. Por eso, algunos de los momentos son tan reconocibles para un español, como esos excesos en barcos y comilonas indecentes, que habrá quien prefiera bajar la cabeza y seguir pensando que todo es ficción, para hacer más llevadera nuestra realidad.

CAMPEONES, de Javier Fesser

11 nominaciones

A favor: Es sin duda el fenómeno del año. El inesperado exitazo de taquilla que no sólo ha salvado la cuota de pantalla de 2018; también se ha convertido en una película a proyectar en los colegios e incluso ha derivado en un documental. Un auténtico crowd-pleaser que apunta al corazón e irremediablemente toca la fibra sensible. Con su dosis precisa de emotividad y humor, es imposible no emocionarse en momentos como los de el entrañable Juanma perdiendo su miedo al agua o evitar que se escape una sonrisa con cualquiera de las intervenciones de la deslenguada Collantes. Su final es toda una lección de cómo debería ser el deporte y un canto a las ganas de vivir. La frase “no me gustaría tener un hijo como yo pero sí quería tener un padre como tú” retumba en la cabeza días después de verla. Con la victoria de “Campeones” se recompensarían valores como la capacidad de superación, el respeto a la diferencia y ayudaría a la inclusión y normalización de la discapacidad en la sociedad.

En contra: La película también tiene sus detractores por su manipulación emocional y predictibilidad, donde no falta una música insertada convenientemente para reforzar la emoción de la escena y una subtrama amorosa demasiado vista. De igual forma, su apariencia televisiva no termina de encajar en los premios del cine español. Ser escogido como representante español en los Oscar parece funcionar más como beso de la muerte que como reconocimiento. En las últimas 10 ediciones, sólo una película pudo refrendar con el Goya la preselección lograda cuatro meses antes.

TODOS LO SABEN, de Asghar Farhadi

8 nominaciones

A favor: Un hito en nuestra cinematografía, en la que por primera vez un ganador de 2 Oscar sin vínculos con nuestro país elige España para su proyecto personal. Cuenta con el reparto de estrellas más espectacular en muchos años y el lujo de varios de nuestros mejores técnicos. Como suele ocurrir en las cintas de Farhadi, la desaparición que centra el argumento sólo es la excusa para destapar secretos y rencores del pasado, permitiendo ahondar en las miserias de la condición humana con un montaje muy trabajado. Para los amantes de los dramas de personajes, es un disfrute una escena como aquélla en la que Bárbara Lennie irrumpe en plena comida familiar en modo “aquí estoy yo” para recriminar el trato que recibe su pareja por parte de los antiguos señoritos del pueblo.

En contra: No deja de ser un capítulo de lujo de la serie “Bajo sospecha”, en la que el festival de interpretaciones no tapa las debilidades del guion, en ocasiones artificioso. Su resolución del misterio, casi sacada de la manga, resulta algo decepcionante. Tampoco es fácil de entender cómo el personaje de Javier Bardem ha podido ignorar el secreto que “todos lo saben”. El Big Five de precursores previos (Forqué, CEC, Feroz, Fotogramas de Plata, Sant Jordi) ha hablado: la película no ha ganado ninguno y en los 15 últimos años ningún filme consiguió el Goya con un balance semejante.

CARMEN Y LOLA, de Arantxa Etxevarría

8 nominaciones

A favor: Es una de esas sorpresas maravillosas que de vez en cuando aparecen y ante las que no podemos hacer otra cosa que dejarnos llevar. Pese a que la cinta transcurre exactamente como podrías esperar conociendo su premisa, por alguna razón, funciona. Por su frescura, su rabia y su naturalidad. La sensibilidad que irradia en ocasiones resulta magnética. Adentrándose en un mundo inexplorado en el cine, el amor y la incomprensión se entrecruzan entre mercadillos, el culto y lecciones de aprender a nadar. Su fortaleza es un guion que desprende un inconmensurable cariño hacia sus personajes y un canto a la libertad y al derecho a tener tus propios sueños, algo que tal y como se lamenta una de sus protagonistas, no está permitido a las gitanas. Cuenta con la secuencia más estremecedora del año, en un enfrentamiento final antológico. Todo empieza con el descubrimiento de un “Te quiero” y un ruego salido directamente desde las entrañas: “Lola, por favor, dime que es mentira, que tu padre nos va a matar”.

En contra: Cierta inocencia propia de principiante (esa visión del mar ya está muy manida). El desconocimiento general sobre la comunidad gitana hace que el espectador en ocasiones dude si algunos de los momentos más exóticos que se muestran en la película, como la pedida de mano, responden exactamente a la realidad, o han sido algo exagerados con vistas a su mayor impacto en pantalla. En las últimas semanas, el buzz de la película parece haberse desinflado ligeramente, dando la impresión incluso de que “Viaje al cuarto de una madre” podría adelantarla en su batalla por el título de mejor ópera prima del año.

ENTRE DOS AGUAS, de Isaki Lacuesta

2 nominaciones

A favor: Todo un Boyhood a la española, sacudiendo las fronteras entre ficción y documental, a través de la mirada y el encanto innato de un personaje que desborda sentimiento. Tres de las seis últimas ganadoras a mejor película transcurrían en Andalucía, y esta historia respira ambiente andaluz por los cuatro costados, con su inmersión en la Isla, antítesis de la visión turística española, y el retrato directo del carácter de sus gentes, su jerga, sus marismas, sus costumbres, y por qué negarlo, de sus problemas sociales. Los bellos planos de sus localizaciones provocan una sensación artesanal y mágica a la vez, donde el hiperrealismo se conjuga con un toque de poesía.

En contra: Cuenta sólo con 2 nominaciones; jamás ninguna película se hizo con el Goya con un número tan bajo de candidaturas, incluso “La soledad”, eterna excepción a la regla en todas las estadísticas, tuvo una más. Los Académicos no suelen dejarse impresionar por la Concha de Oro, y el mismo Isaki Lacuesta ya lo comprobó en sus carnes en 2011. Desde que existen los Goya, otras 8 películas vencieron en el festival donostiarra y únicamente “Días contados” y “Los lunes al sol” se hicieron con el cabezón. “Entre dos aguas” es una cinta a contracorriente, con una propuesta que no resulta apta para un público amplio. La Academia sabe que los Goya no dejan de ser una oportunidad para vender nuestro cine, y es muy probable que el espectador medio salga despavorido ante esta sobredosis de primeros planos, cámara en mano y diálogos en ocasiones difíciles de entender.

JAVIER CASTAÑEDA

8 thoughts on “PROS Y CONTRAS DE LAS 5 NOMINADAS A MEJOR PELÍCULA EN LOS PREMIOS GOYA 2019”

  1. Lo mejor de Campeones es el humor precisamente de los actores que están en el equipo, ese humor raro, cutre y bonito que Javier domina a la perfección.
    Lo peor el ‘rebozado’ y me da rabia porque cae en cosas que son como muy obvias. El final lo esperaba pero era el que tocaba.

    ¿Qué Goyas creeis que ganará Campeones? obviando mejor película/guion? (aunque no lo descarto para nada la academia puede apostar por ella si está ‘cansada’ de tanto thiller) pero dudo que se vaya de vacío, yo apuesto por actor revelación.

  2. Yo no descarto para nada que gane Campeones. Si Camino ganó no sé porqué no puede ganar Fesser otra vez encima con el fenómeno del año. El reino tiene el problema de que es una peli pasadísima de rosca, y tampoco dice nada nuevo…la dirección a nivel técnico de Sorogoyen es impecable, eso sí. Respecto a Carmen y Lola, es una peli muy amateur…las situaciones que retrata no están exageradas, son tal cual como se ven y ese es su punto fuerte…recuerda al primer Saura.

  3. Y la verdad es que vista la competencia Todos lo saben es la mejor peli por calidad de interpretaciones, técnica, etc. Se ha perdido la oportunidad de premiar algo diferente, como Another day of life que a mi gusto es lo más impactante de este año.

  4. Carlos, esa va a ganar en animación. Lo de darle el premio gordo no lo hacen ni en Hollywood y mira que Pixar se lo ha puesto fácil más de una vez.

  5. “Carmen y Lola” y “Todos lo saben” están descartadas. La cosa está entre “El Reino”, “Campeones” y “Entre dos aguas”. Apuesto por “El Reino” por ser la que mejor conjuga calidad cinematográfica, denuncia social y entretenimiento, y para premiar a Sorogoyen que tiene una corta pero muy notable carrera. “Campeones” podría ganar por el factor de éxito de público y por sus buenos valores, y no sería descabellado viendo los precedentes ganados. Por último, creo que Lacuesta podría marcarse un Rosales y hacer doblete, “Entre dos aguas” ha ido subiendo en popularidad este último mes. No obstante, es la película menos accesible del conjunto. Veremos.
    Personalmente, creo que “El Reino” debería ganar. Luego la que más me gusta es “Todos lo saben”, pero sin ser un gran fan de “Entre dos aguas”, no me importaría su triunfo para compensar la figura de un autor como Lacuesta, y premiar un cine más atrevido. Este año ha sido muy bueno y en mejor película he echado de menos “Quién te cantará” (mi favorita), “Petra” o “Les distàncies”.

  6. esa división de votos también la hubo el año pasado y favoreció a coixet, este año puede pasar lo mismo y favorecer a fesser

  7. El reino me parece una película sobrevaloradísima, aunque debo de ser el únicó. Me gustaría que ganase “Entre dos aguas”, y puede pasar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.