En los últimos años nuestra pequeña industria no está teniendo suerte en los festivales internacionales, todo lo contrario que en el mundo del cortometraje donde somos una de las mayores potencias del mundo. Prueba de ello es que hemos conseguido en las dos últimas décadas 6 nominaciones a los Oscars (ver cuáles en este enlace).

La última noticia positiva sobre este apartado es saber que habrá dos cortometrajes españoles en la sección oficial de la Berlinale donde se han seleccionado sólo 24 piezas procedentes de 17 países, las cuales competirán por el Oso de Plata y el Premio Audi, dotado con 20.000 euros, además de optar a una candidatura para los premios del cine europeo, y se trata de “Leyenda dorada”, de Chema García Ibarra e Ion de Sosa, y “Suc de síndria”, de Irene Moray.

El corto “Leyenda dorada”, se rodó el pasado mes de junio en Montánchez, el pueblo de Cáceres de la infancia de De Sosa, y en 11 minutos nos cuenta un día de verano en su piscina municipal aunque con algún toque fantástico y con un estilo costumbrista de ciencia ficción. Chema García ha ganado más de 200 premios con sus anteriores trabajos: “El ataque de los robots de Nebulosa-5” (2008), “Protopartículas” (2009), “Misterio” (2013), “Uranes” (2014) y “La disco resplandece” (2016).

Por otro lado, el cortometraje catalán “Suc de síndria”, que nos contará la siguiente historia:

Bárbara y Pol se van unos días de vacaciones. Rodeados de naturaleza y amigos, quieren pasarlo bien y a su vez encontrar un espacio tranquilo donde poder disfrutar de su intimidad.
Con el apoyo de Pol, en medio de la naturaleza, entre lágrimas y risas, Bárbara sanará viejas heridas y redefinirá su sexualidad.