En la última década solo dos películas dirigidas por una mujer han estado entre las 10 cintas españolas más taquilleras del año. Ninguna ha llegado al top 4.

Sin duda es una estadística marcada por la escasa cuota de películas dirigidas por mujeres -la cifra cayó al 24% en 2017- así como el hecho de que éstas parecen estar relegadas en su mayoría a pequeñas producciones independientes y de corte intimista.

La sensación es que las productoras rechazan poner en manos de una mujer sus proyectos más ambiciosos comercialmente, siendo sintomático el hecho de que Telecinco Cinema -lo más parecido que tenemos en España a un gran estudio de cine-, en dos décadas de filmografía con 60 películas a sus espaldas, jamás haya participado en una película dirigida por mujer… hasta ahora.

Mañana viernes se estrena la comedia Ola de crímenes, dirigida por Gracia Querejeta, una de nuestras directoras más respetadas. La cinta, con un tono de comedia negra que a algunos les puede evocar al hit Perfectos Desconocidos, viene avalada por la potente campaña de la empresa de Vasile y aspira a convertirse en la película dirigida por una mujer más taquillera de la historia.

Lograrlo será complicado. Deberá superar la excelente marca de María Ripoll hace 3 años, cuando su comedia Ahora o nunca recaudó 8.291.618 €, de lejos la cifra más alta conseguida nunca por una mujer, y aun así lejos de los records históricos generales.
Mencionar que aunque la de Ripoll es la más taquillera en el ranking femenino, su número de espectadores (1.401.646) es muy inferior al de El crimen de Cuenca (Pilar Miró), que en 1981 sedujo a 2.621.569 espectadores.

Este sería el top histórico de películas españolas dirigidas por mujeres:

1- Ahora o nunca (María Ripoll, 2015): 8.291.618 €
2- Te doy mis ojos (Icíar Bollaín, 2003): 5.021.082 €
3- También la lluvia (Iciar Bollaín, 2010): 3.907.395 €
4- La vida secreta de las palabras (Isabel Coixet, 2005): 3.517.099 €
5- La Librería (Isabel Coixet, 2017): 3.027.626 €
6- El crimen de Cuenca (Pilar Miró, 1981): 2.773.000 €

En lo que llevamos de año solo una película dirigida por mujer se ha colado en el top 10 (concretamente en el puesto 10) del box office patrio: Thi Mai, el fallido intento de Patricia Ferreira por traer una comedia de aventuras protagonizada por un atractivo elenco de actrices veteranas, que recaudó unos insuficientes €1,8 millones. Hay que irse muy lejos para encontrar en el top a la siguiente película dirigida por una mujer. Se trata de Mi querida cofradía, de la debutante Marta Díaz, que amasó 378.626 € en venta de tickets tras levantar al público de Málaga.

Más allá de Ola de crímenes, en lo que queda de año y siguiente no hay visos de que vaya a cambiar esta tendencia, a tenor de la agenda de proyectos anunciados.