Mañana se estrena la comedia independiente “Blue Rai“, y hemos tenido la oportunidad de charlar un ratito con su director, Pedro Barbero Abreu, que debuta en el largometraje con esta cinta, y en esta entrevista nos habla sobre cómo nació este proyecto de la ESCAC, cómo se rueda un largometraje con 30.000 € y otros temas sobre nuestro cine.

A continuación, nuestra entrevista al director Pedro B. Abreu:

– En primer lugar, ¿cuéntanos cómo nació este largometraje dentro del programa Ópera Prima de la ESCAC?

Carlos Franco (coguionista) y yo empezamos a darle vueltas a “Blue Rai” casi un par de años antes de entrar a Ópera Prima. La primera chispa surgió con otra iniciativa también relacionada de alguna forma con la ESCAC, que estaba destinada a producir micropelículas con un presupuesto inferior a 100.000 euros. Proyectos que no dependiesen del apoyo de las televisiones, ni de subvenciones del estado para llevarse a cabo.

Supongo que en cierto modo respondía a la necesidad de encontrar nuevas formas de producir cine dentro de un modelo de industria cambiante, que no siempre se mostraba receptivo al nuevo talento. Desde la distancia, da la sensación de que ya era el germen de lo que hoy en día es el programa Ópera Prima dentro del Master Oficial de la Escac… en la primera edición levantamos cinco pelis con un presupuesto base de 30.000 euros. Películas que están funcionando en festivales y que llegan a estrenarse comercialmente. Es una proeza que sólo se entiende mediante la pasión y la entrega de un equipo volcado con el proyecto; siempre me sentiré orgulloso de lo que han conseguido.

– ¿Cuánto duró el rodaje y cómo fue grabar siempre en un único espacio (un videoclub)?

Fueron veinte días de invierno en Terrasa, y el videoclub era una nevera. Fue un rodaje duro… era la primera peli para todo el equipo y casi siempre aprendíamos por las malas. Por muy preparado que te sientas, por mucha experiencia que tengas en cortometrajes o publicidad, una película es un monstruo diferente.

Recuerdo que cada día estaba cargado de renuncias, de urgencia, de risas y de esos pequeños momentos que intuyes que quedarán grabados con fuerza aunque no tengas el tiempo de saborearlos.

Decidimos intervenir un videoclub real de los pocos supervivientes en Terrasa. Era amplio para los videoclubs de hoy en día, pero algo claustrofóbico para pasarte hora y pico como espectador… no digamos para rodarla. Las desventuras de Rai debían ser cómicas, no angustiosas. Queríamos que te sintieses a gusto en ese videoclub, que fuese un refugio del que no quisieses salir. Una de mis grandes preocupaciones era reinventar el espacio en cada escena para hacer el encierro lo más llevadero posible.

– Esta ubicación de la trama os facilitó realizar numerosos homenajes al cine sobre todo de los años 80 y 90, ¿no?

Sin duda. No era el objetivo principal de situar la acción en un videoclub, pero nos ayudaba mucho a que todo el universo referencial con el que queríamos pintar la peli surgiese de forma orgánica y no se sintiese impostado.

En “Blue Rai” hay una tensión constante entre lo nuevo y lo viejo. Es nostálgica y actual al mismo tiempo. Para nosotros era importante que esto formase parte del ADN de la peli. Al final estamos contando la historia de un chaval que ha visto demasiadas películas… que se ha creído lo que le contaban las comedias románticas de su adolescencia, y que necesita aprender que el amor en la vida real es mucho más frágil y exigente que el de las películas.

Un videoclub que sobrevive aferrado a la nostalgia en la era del streaming nos parecía una analogía adecuada para este personaje anclado en el romanticismo de antaño, que vive en un mundo con una visión mucho más adulta y descreída del amor.

– También sorprende el excelente casting que tiene la película para ser una producción de 30.000 €.

Aún no sé cómo los engañamos 😛 Se nos da bien poner cara de buenos… El reparto es de auténtico lujo. Más allá del pedazo de talento que tienen todos, son AMIGOS, así con mayúsculas, que han adoptado la peli como suya. Sin ellos Blue Rai habría sido muy distinta, y bajo mi punto de vista son el mayor valor de la peli.

Las películas hechas así, a pulmón, tienen el poder de crear pequeñas familias. Estoy feliz de haber podido compartir con ellos la maravillosa experiencia de levantar, prácticamente de la nada, y ver crecer un sueño como este.

– “Blue Rai” ha contado con una larga presencia en festivales destacando el premio del público en Málaga el año pasado, resúmenos vuestra carrera festivalera.

Terminamos la peli a principios del año pasado, con el pie en el acelerador para llegar a tiempo a Málaga… Estábamos convencidos de que la selección en Zonazine era lo mejor que nos podía pasar, hasta que llegó el premio del público. Esas personas que votaron “Blue Rai” nunca sabrán lo que hicieron por nuestra peliculita.

Después llegaron selecciones oficiales en festivales maravillosos como Alicante, Tarazona, Madrid… una decena a nivel nacional y otros tantos de recorrido internacional que abrimos con la premiere europea en el CineHorizontes de Marsella. Hemos recibido premios del público, alguna mención especial del jurado y premios a departamentos concretos. Los festivales han sido nuestra ventana al mundo. Gracias a ellos hubo flechazo con Begin Again y hoy la gente puede verla en salas.

– ¿Qué proyectos tiene en la agenda Pedro B. Abreu para este año 2018? ¿Hay nueva película en tu agenda?

Viene un año interesante. Estreno en festivales EVERYOU, un cortometraje que he dirigido junto a Maite Astiz, con producción de Three Way Films. Está mal que yo lo diga, pero es una delicia sensorial y estoy ansioso por presentarlo en sociedad. También participo por primera vez en el Notodofilmfest con Spark, una historia de amor en treinta segundos que me tiene enamorado, y que os invito a visitar.

Junto a Carlos estoy desarrollando en paralelo serie y largo. Ambos proyectos son apasionantes y seguro que nos tienen bastante entretenidos. Fuera de la ficción, ruedo asiduamente publicidad y doy clases en la ESCAC, así que quedan pocos huecos en la agenda… pero seguro que los usaremos para meternos en alguna locura de estas que nos encantan.

– El cine español parece que está recuperando el favor del público en los últimos años, ¿nos podrías decir cuáles son tus directores españoles menores de 40 años más interesantes?

Creía que esta era fácil… no había caído en lo de menores de 40. Alberto Rodriguez, Sanchez Arévalo, Paco León… ¡incluso Javi Ruiz Caldera pasa de los 40!

Supongo que habla mucho de las dificultades que encontramos los jóvenes (yo cumplo este año 35, pero estoy estupendo) directores para acceder a la industria. Los Dani de la Orden, o Eduardo Casanovas son raras avis. Incluimos a ambos en la lista, por cierto… Eat my shit me parece un delirio maravilloso. Nelly Reguera, Carla Simón y Leticia Dolera son un buen ejemplo del cine tan potente que nos traen ellas. Y no puedo evitar hacer un huequito especial para mi colega, Paco Caballero. Está con la pospo de “Perdiendo el Este”, y tiene un talentazo que va a dar mucho que hablar.

– Para terminar, pregunta típica en nuestro medio, ¿qué películas españolas has visto últimamente en cines y recomiendas a nuestros lectores?

Me lo pasé pipa con “Perfectos Desconocidos”, de Álex de la Iglesia… creo que a estas alturas no le descubro nada a nadie, pero la verdad es que es de esas pelis que gozas en el cine. La gente ríe durante hora y media y la sesión termina convirtiéndose en una celebración colectiva. Es un gran ejemplo de las cotas de calidad a la que podemos llevar la comedia nacional.

También espero impaciente la nueva peli de Fesser, Campeones. Tiene un pintón serio… en dos minutos de avance ya te divierte y emociona más que otras pelis enteras. “La Llamada” y “Verano de 1993” son dos joyitas, tan distintas entre sí como cautivadoras.

RedaccionEntrevistasBlue Ray,Entrevistas,Pedro B. Abreu
Mañana se estrena la comedia independiente 'Blue Rai', y hemos tenido la oportunidad de charlar un ratito con su director, Pedro Barbero Abreu, que debuta en el largometraje con esta cinta, y en esta entrevista nos habla sobre cómo nació este proyecto de la ESCAC, cómo se rueda un...