Como aficionados al cine, estamos de enhorabuena. Este fin de semana coinciden fantásticas propuestas, de géneros diversos y de grandísima calidad que, casi de tapadillo, se han convertido en la sensación de los grandes festivales del planeta. Si hace unos días avanzábamos que TRES ANUNCIOS A LAS AFUERAS era una de las sorpresas del año (y días después tal afirmación quedó refrendada en la entrega de los GLOBOS DE ORO), hoy les traemos nuestra opinión acerca de la ultima sensación del cine INDI en el continente americano. Y para nuestro júbilo, tiene nombre español.

Ana Asensio es una actriz madrileña quien, como otros muchos jóvenes, salió de nuestro país en busca de oportunidades, de crecer y aprender, pero que se encontró con que el sueño americano es más bien una pesadilla. Salió a comerse el mundo y ese mundo inmisericorde casi la devora. Pero perseveró y durante años, plasmó esas incidencias, aventuras y desgracias en el que sería su primer guion cinematográfico. Sin experiencia, aprendió deprisa e invirtió todos sus ahorros en varias latas de película de 16mm para filmar su opera prima. El resultado: Ganadora del prestigioso festival SBSW (South By Southwest) de Austin, Texas, un logro que hasta ahora no había conquistado ningún director español. Doble logro. Es una directora española y novel. Ana ni siquiera había pasado por el peaje de empezar su carrera como cortometrajista.

Ana interpreta a Luciana, una española ilegal en Nueva York, que malvive día tras día en trabajos de poca monta y encargos basura para poder pagar un día más de alquiler. Acuciada por las circunstancias y al borde de un ataque de ansiedad, una amiga la recomienda para un trabajo en el que puede ganar entre dos y cuatro mil dólares, por una sola noche de trabajo. Desesperada por su situación, acepta la oferta, que la llevará, literalmente, a un descenso a los infiernos.

La textura que le otorga el celuloide de 16mm es muy similar a los (fantásticos) films de Cassavetes (curiosamente, la película está nominada a los prestigiosos Independent Spirit Award, los Oscar del cine independiente formando parte de las cinco finalistas al premio John Cassavetes), de quien la directora se considera admiradora, al igual que David Lynch. El film también toma mucho del surrealista director, ya sea en la atmosfera en la que se asienta el film en su último tercio.

También es poderosa en cuanto a concepción de metáforas visuales. Se nota, y mucho, que la película ha sido muy meditada, que, durante estos siete años Ana Asensio ha planificado con milimétrica perfección el rodaje, que se ejecutó en tan solo 21 días, lo que ha desembocado en una fabulosa concepción de planos con mucho a desgranar. Esto se traduce en situaciones muy naturales y costumbristas, cercanas al pseudo documental, que acaban finalizando de forma inesperada y surrealistas, donde el terror o el drama surgen de la situación más insospechada.

La película cuenta con muchas capas de lectura, destacando una sutil (o quizá no tanto) critica al pueblo americano, a su indiferencia para con el dolor de los desfavorecidos, de los inmigrantes, de los sin papeles que luchan día tras día por alcanzar el sueño americano. Con Trump en la presidencia americana, estos pequeños dramas son cada vez, desgraciadamente, más habituales. En esta película se refuerza todavía más el hecho de que, en cierto modo, ciertas clases son verdaderos depredadores que acaban devorando sin piedad a las clases menos favorecidas, convirtiéndolas en victimas de sus sádicos juegos.

MOST BEAUTIFUL ISLAND es una nueva demostración de que en nuestro país hay talento. Mucho. Y es una lastima que, como en otras áreas, sean los foráneos los que se aprovechen de dicho talento.

También es una lástima que, en un fin de semana repleto de propuestas fílmicas muy atractivas (TRES ANUNCIOS A LAS AFUERAS, EL INSTANTE MÁS OSCURO, LOVING VINCENT o EL EXTRANJERO, para los amantes del cine de acción) y dos propuestas, también patrias (THI MAI, protagonizada por Carmen Machi, Aitana Sánchez-Gijón, Dani Rovira y Adriana Ozores o CALL TV, del inclasificable Norberto Ramos del Val) la película de Ana Asensio tiene muchos números para ser ignorada por el gran público, pero la actriz y directora ha demostrado paciencia y perseverancia. Su película contiene todo su espíritu, así que no me extrañaría que la actriz diera la campanada en un futuro cercano.

En resumen, MOST BEAUTIFUL ISLAND es un thriller superlativo, de aspecto documental y/o naturalista, narrado con pulso, que alcanza niveles de agobio tremebundo en su asfixiante tercer acto.

Como dije hace unos días, este año está resultando asombroso en cuanto a la calidad de las propuestas. Ahora nos toca celebrarlo asistiendo al cine como si no hubiese un mañana.

LO MEJOR

La sensación de agobio perpetuo que transmite la actriz, contagiando a la película y, por ende, al espectador.

La calidad de la película en todos sus apartados. No podría decirse nunca que es un film debut.

La cantidad de las metáforas visuales. Por ejemplo, cierta chapuza con cinta americana en el baño de la actriz, que una vez retirado desvela…

LO PEOR

Como siempre en estos casos, la falta de publicidad y de caras conocidas en el reparto (aunque los mas sibaritas aplaudimos al ver a Larry Fessenden en el cast).

LA PREGUNTA

¿Dónde están ahora esos que gritan que el cine español, o realizada por españoles, no interesa allende nuestras fronteras, o peor, aquellos a los que se les llena la boca animando a nuestros jóvenes a ser emprendedores y cuando llega el momento, no se les menciona una vez han logrado triunfar, a pesar de tenerlo todo en contra?

UNA CURIOSIDAD

La película ha conseguido una puntuación de 97% de comentarios positivos en la web ROTTEN TOMATOES.

NOTA: 8/10

RedaccionCríticasAna Asensio,Críticas,Most Beautiful Island
Como aficionados al cine, estamos de enhorabuena. Este fin de semana coinciden fantásticas propuestas, de géneros diversos y de grandísima calidad que, casi de tapadillo, se han convertido en la sensación de los grandes festivales del planeta. Si hace unos días avanzábamos que TRES ANUNCIOS A LAS AFUERAS era...