Parece que el cineasta español Víctor García León quiere seguir los pasos de Terrence Malik, en lo referente a tirarse muchos años para presentar película nueva, porque su Ópera Prima, “Más pena que gloria”, se estrenó en el 2001; “Vete de mí”, su segunda película, llegó a las salas en 2007; y “Selfie“, su tercer trabajo, se estrenará en el Festival de Málaga este año. En su reparto destacan Santiago Alverú, Macarena Sanz, Javier Caramiñana, Alicia Rubio y Pepe Ocio.

Con guión del propio Víctor García León, esta producción de Apaches es un retrato de nuestra España actual, una España grotesca, absurda e imposible. Una España exagerada.

¿De qué va?

A un ministro del gobierno le acaba de detener la policía, imputado por corrupción, malversación de fondos públicos, blanqueo de capitales y otros dieciocho delitos económicos. Ésta es la historia de su hijo.

Las andanzas de Bosco desde que es expulsado de su lujoso chalet en la Moraleja hasta que entra a pedir trabajo en la sede de Podemos; sus angustias sentimentales desde que le deja su novia de dentadura perfecta y labio indolente, hasta que le acepta una trabajadora social ciega, educadora en un colegio de discapacitados; sus miserias desde que le expulsan de su exclusivo máster de dirección de empresas hasta que pasea asustado por las calles de Lavapiés.

Si ésta fuera una comedia romántica, Bosco aprendería una lección, la vida le enseñaría algo… y al final, vería un rayo de luz, una esperanza de cambio. Encontraría al amor de su vida. O quizás renovaría su fe en el ser humano. O simplemente un camino nuevo… o cierto amor por los animales. Algo.

Lamentablemente, ésta no es una comedia romántica.