La joven Natalia de Molina irrumpió por todo lo alto en el año 2013 con Vivir es fácil con los ojos cerrados (David Trueba), alzándose con el Premio Goya revelación.
Desde entonces, la actriz nacida en Jaén se ha convertido en una figura indispensable de nuestro cine en una inteligente carrera marcada por la fusión indie-mainstream, combinando producciones de carácter comercial –Sólo química, Cómo sobrevivir a una despedida y Kiki, el amor se hace– con películas autorales como Pozoamargo (actualmente en cartelera) y el drama social Techo y comida, donde encarna a una joven madre soltera en uno de los tour de force más celebrados de nuestro cine reciente, que culminó con el Premio Goya a mejor actriz.

Os dejamos con nuestra entrevista a Natalia de Molina:

 

Natalia, ¿qué es lo que te llevó a decir que sí a Gloria, tu personaje personaje en ‘Pozoamargo’? 

Enrique Rivero. Me fascinaba el cine que hace y es una suerte poder tener en el poco tiempo que llevo de carrera una película con él en mi currículum, era un gran punto de partida. Y con respecto al personaje, nunca había hecho hasta el momento ninguno así, tan desinhibido, tan sexual, tan “Lolita”. Aunque era un personaje pequeñito era muy importante en la trama y el momento clímax de la película pasa con Gloria.

¿Cómo te adaptaste a la “singular” manera de dirigir de Enrique, que ha declarado no sentirse cómodo dirigiendo a actores profesionales?

Ha sido todo un reto. La preparación fue fácil. Lo complicado fue la forma de trabajar de Enrique. En ese momento yo nunca había trabajado así. Me enfrentaba a una manera de trabajar en el cine diferente a la de tener un guión y todo muy marcado. Jesús, el protagonista no era actor y no tenía guión, yo sabía mis partes pero él no y él tampoco sabía lo que se iba a rodar… Todo eso implicaba tener que crear todo en el momento en que decían acción y Jesús era la primera vez que hacía algo así. Esa aparente dificultad fue fácil porque Jesús, a pesar de no haberse puesto nunca delante de una cámara, es un gran actor. Fue increíble.

¿Cómo se siente una al ganar un Goya a mejor actriz principal? ¿Ha cambiado algo en tu carrera a partir de eso?

Ha cambiado con respecto a que ahora estoy recibiendo más papeles, más propuestas, pero yo me siento igual, sigo pensando como lo hacía antes y sigo haciendo mi trabajo de la misma manera. Si me llega un proyecto y tengo una intuición de que quiero estar en él lo acepto, y si no lo siento, no lo cojo.

¿Cómo fue el momento de escuchar tu nombre?

¡Cuando gané el Goya fue un momento surrealista! La gran sorpresa de la noche, ya que fue totalmente inesperado. Veo el vídeo y me veo tan nerviosa, ¡pobrecita de mi! (risas). Estaba como asustada porque realmente era muy fuerte lo que me estaba pasando. Pero fue una noche mágica.

Te vimos rodar junto a tu hermana en “Cómo sobrevivir a una despedida”¿Tienes algún otro proyecto junto a tu hermana?

Por ahora no tenemos ningún proyecto pero me encantaría porque nos entendemos muy bien, es una grandísima actriz y yo encantadísima de trabajar con ella.

¿Cuál ha sido tu personaje más complejo?

Todos en su mayor o menor medida han supuesto un reto y de todos he aprendido muchas cosas. Pero a día de hoy el personaje más complejo a la hora de interpretar ha sido el de Rocío en “Techo y comida”. Nunca me he sentido del todo cómoda interpretando porque siempre hay algún tipo de cosa que no controlo.

¿Nos puedes adelantar futuros proyectos?

Estreno el 3 de febrero “Los del túnel”, una comedia de Pepón Montero. Del resto de proyectos todavía no os puedo adelantar nada… Puedo decir que son proyectos que me apetecen mucho y estoy como loca por estar en ellos y espero que pronto se sepan y poder hablar ya de ellos porque… ¡estoy que me muerdo la lengua todo el rato!

¿Cuál ha sido la última película española que has visto y que recomiendas a los lectores?

“La propera pell”. La recomiendo muchísimo porque es una película súper especial y Àlex Monner está que te deja sin palabras. Yo soy súper fan de Àlex y me encantaría trabajar con él porque es un pedazo de actor.

Gabriela Rubio

Óscar TAEntrevistasNatalia de Molina,Pozoamargo
La joven Natalia de Molina irrumpió por todo lo alto en el año 2013 con Vivir es fácil con los ojos cerrados (David Trueba), alzándose con el Premio Goya revelación. Desde entonces, la actriz nacida en Jaén se ha convertido en una figura indispensable de nuestro cine en una inteligente...