eSPARBE
Con motivo del estreno este viernes de ‘El rey tuerto’, os ofrecemos nuestra charla con uno de los imprescindibles del actual cine español: Miki Esparbé, visto en 2015 en comedias como ‘Perdiendo el norte’, ‘Requisitos para ser una persona normal’, ‘Incidencias’ y ‘Barcelona, nit d’hivern’; o el reivindicable drama indie ‘El camí més llarg per tornar a casa’.

El actor catalán protagoniza junto a Alain Hernández, Betsy Túrnez y Ruth Llopis ‘El rey tuerto’ (Marc Crehuet), una contundente sátira social que fue una de las sensaciones de la pasada edición del Festival de Málaga. Os dejamos con sus palabras.


Miki, ¿cuál ha sido la mayor dificultad a la hora de disociar tu interpretación del personaje de la obra de teatro al largometraje?

En cuanto a acting y al perfil de personaje se mantiene bastante igual. Hemos sido muy fieles al texto y a lo que habíamos creado en teatro. Inevitablemente, cuando adaptas una obra a cine el código es otro. Es decir, cuando la cámara entra en juego es un personaje más y es muy distinto intentar en un teatro que tanto la gente de la fila 35 como de la primera te tengan que entender, a cuando pones una cámara en un set en el que estás mucho más encima y todo tiene que ser más contenido. Esa ha sido a lo mejor la mayor dificultad.

Además, en la obra de teatro el recorrido es de una hora y media, empiezas en un punto A y terminas en un punto B y hay un viaje emocional más o menos coherente. En cine eso no se respeta, es decir, empiezas a rodar por ejemplo el día de ficción número 20 y es el primer día de rodaje.
Sí es verdad que al rodar todo en un mismo plató hemos podido ser más o menos cronológicos, pero nunca se mantiene eso al 100% y por otro lado se suman varios factores de dificultad. Uno es que llevo el ojo tapado y en la obra es una hora y media y aquí eran a lo mejor 9 horas de rodaje. Era complicado ir descansando el ojo, lo que convierte el rodaje en algo duro. Además rodamos la película en catalán y castellano a la vez, lo cual es una locura, ya que no apostamos por el doblaje.

¿Qué sentisteis en Málaga al ver las reacciones de prensa y público alabando vuestro trabajo?

Cuando estrenas en un entorno así; en una ciudad que muta para el festival, con las reacciones de los espectadores, de la crítica… es que sales de ahí como en una nube. Málaga es de los festivales de cine español, hasta la fecha de los que he podido pisar, más mágicos: dan el reconocimiento que se merecen los proyectos, son conscientes de lo que cuesta levantarlos y te dan el apoyo necesario para poder promocionar tu película.

¿Alguna víctima de los sistemas antidisturbios os ha comentado algo tras ver la obra o película?

Cuando la estrenamos, por desgracia en Barcelona hubo siete casos. Sabíamos que estábamos expuestos a que pasaran dos cosas: que vinieran o mossos o victimas, y era algo de lo que no nos queríamos esconder y sabíamos que podía pasar. Vinieron 3 víctimas reales a ver la función y lo recuerdo como de las cosas más fuertes que me han pasado desde que me dedico a esto. Una de las victimas -que además vino con su madre a ver la obra-, después de la función me explicó las veces que había soñado cómo hubiera sido el encuentro con el que le hizo eso, porque todavía no sabía quién era y viéndome a mí interpretando a Ignasi sabía que hubiera hecho lo mismo que el personaje. Es el mayor piropo que me han dicho.
Mas allá de esto, nos decían que la sensación es que el texto era muy necesario, que es bueno que hiciéramos esto porque es comedia, comedia negra, pero plantea una situación muy cruda, muy necesaria, con preguntas abiertas y el público nos transmitía la necesidad de que el espectador debe encontrar respuestas, que salga del cine y comente lo que ha visto. Para eso está la cultura, para generar reacciones y creo que esta película es necesaria.

Padre primerizo en “Barcelona noche de invierno”, novio pijo despechado en “Requisitos para ser una persona normal” entre otros personajes y ahora Ignasi. Imagino que a todos les tienes un cariño especial, pero ¿qué papel te ha marcado más?

Tengo el corazón muy dividido, porque por un lado sí que es verdad que tal vez interpretar a Carles de ”Barcelona, noche de verano” me ha permitido hacer una secuela que no sé si podré volver a hacer con el tiempo. Fue un proyecto muy mágico que se levantó sin presupuesto y que luego nos ha dado tanto… Me abrió muchas puertas en Madrid para que directores de casting me conocieran y me abrieran la posibilidad de hacer pruebas. Por un lado, igual Carles me propuso esas oportunidades a nivel de trayectoria, pero el tuerto siempre ha estado allí. Al ser el personaje igual más longevo que he tenido te encariñas de otro modo. Ignasi es el personaje que más me ha costado, el proceso más duro de mi carrera.
Además, este personaje me ha aportado mucho. La obra funcionó tan bien y tanto la gente como la crítica valoró tanto nuestro trabajo que hace que inevitablemente esta semana sea muy especial, ya que nos hacía mucha ilusión estrenar y esperamos que guste.

Miki, ¿te ves saltando a la dirección algún día?

Algún día me encantaría embarcarme para dirigir algo gordo, pero yo soy muy mío. Sobre todo con los textos. Me gusta tener el control de todo lo que hago cuando lo hago, y cuando lo hago lo hago por hobby.
Me vería… pero a veces pienso que igual no lo haría solo y también me gustaría protagonizarla. Entonces, ambas cosas sería demasiada tela.
A la larga trabajaría con Paco Caballero, que es director de un corto que hice, (“doble check”) y tengo confianza ciega en él. Con él sí que creo que podría codirigir.

¿Qué proyectos futuros tienes?

El 10 de junio estreno “Rumbos” y 26 de agosto “Cuerpo de élite”. Y el año que viene la película “No sé decir adiós”, la ópera prima de Lino Escalera con Lola Dueñas, Nahtalie Poza y Juan Diego.
Se estrena una película en otoño de la que todavía no puedo decir nada y otra serie de la que tampoco os puedo adelantar nada. (Risas)

 

¿Qué última película española que hayas visto recomendarías?

“Rumbos” es una película muy coral y sorprenderá por dónde están los actores, los cuales el espectador asocia más bien a la comedia: Carmen Machi, Ernesto Alterio, Karra Elejalde…
También recomendaría “Gernika” de Koldo Serra, donde tanto director como actores han hecho un trabajazo. Y no nos olvidemos de “Kiki, el amor se hace”. Paco León ha logrado consagrarse como director con sello propio.

¿Qué tiene de especial ‘El rey tuerto’ para que el público compre una entrada a partir de este viernes?

Es una película que puede gustar más o menos, pero no te deja indiferente y puede generar una situación incómoda: te encuentras riendo sobre cosas que ni siquiera te habías planteado, lloras y a lo mejor el espectadora tu lado se está riendo… Es una de las claves del texto.

‘El rey tuerto’ se estrenará en cines este viernes 20 de mayo.

Gabriela Rubio

Óscar TAEntrevistasEl rey tuerto,Miki Esparbé
Con motivo del estreno este viernes de 'El rey tuerto', os ofrecemos nuestra charla con uno de los imprescindibles del actual cine español: Miki Esparbé, visto en 2015 en comedias como 'Perdiendo el norte', 'Requisitos para ser una persona normal', 'Incidencias' y 'Barcelona, nit d'hivern'; o el reivindicable drama indie...