En las últimas semanas, meses, la labor de escritura de algunos artículos en este humildísimo BLOG DEL CINE ESPAÑOL se convierte en una pequeña tortura. Resuenan con fuerza los ecos del extraordinario tango de Enrique Sánchez Discépolo, “Cambalache” que recreó maravillosamente mi paisano Joan Manuel Serrat.

Y no deja de ser curioso lo que pasa aquí desde hace, insisto unas semanas, parece que en muchos foros fuera de este todo el cine español es muy malo, y aquí si criticas determinadas cosas –o películas- pueden llegar a amenazarte de muerte (sí, es mi caso, a mí me ha pasado, aunque no me dan ningún miedo, solo siento que su cobardía no me la merezco, su impunidad y anonimato no es de recibo, y seguro que no soy el único), solo por manifestar tu opinión, ya que no todas las películas que se hacen en nuestro país son buenas, como en cualquier otro país, hay películas buenas, malas y regulare. Lo honesto, lo íntegro, es dar una opinión imparcial, sin presiones, independiente, sin insultos, sin aspavientos, y siempre con la idea de apoyar nuestro cine que para mí es el que más me llega, el que más me interesa, pese a que algunas voces quieran hacer creer lo contrario.

Este es EL BLOG DEL CINE ESPAÑOL, SÍ, CON MAYÚSCULAS, CON HONRA Y CON CULTURA, pero no le bailamos el agua a nada, no somos pelotas de nadie, no estamos aquí para lucrarnos, lo hacemos de forma totalmente altruista. Parece que todo el trabajo que se hace, muchas horas cada día, incluyendo domingos y festivos (entrevistas, información, documentación, crónicas, críticas, etc) no vale para nada y eso, lo digo de frente, me parece injusto. Intentamos ser el diario del cine español, tomar el aliento de nuestro cine y seguirle el pulso, pero hay gente que no nos deja, que no nos valora, que le gustaría vernos morder el polvo.

Hace unas semanas, un buen amigo, me daba una de  las claves del motivo del éxito de la saga “Torrente”, me decía que la clave es que hay gente que piensa que “Torrente” es el otro, nunca él, puede que tenga razón. Somos un país en el que debemos hacer autocrítica, valorar lo bueno que tenemos (que es mucho), intentar cambiar, sin prisas pero sin pausa, lo malo.

Hay dos cosas que me llenan de orgullo, alto y claro, el apoyo de la mayoría y la alegría de vivir que no me van a quitar nunca.

Por hoy lo dejo aquí, no sin darle las gracias especiales a Fernando León de Aranoa, al gran Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos, a Milan Kundera (sí, ya sé que algunos dirán que no es español, como si eso te diera una patente de corso, la cultura es internacional y es lo que más enriquece, no lo que hizo Felipe II, hace siglos, al intentar aislar el país), a Sergio Molina, a Miguel de Cervantes Saavedra por ser el más grande, a Kiko Veneno, a Juan Cruz Benavente, a mis paisanos de L´Hospitalet de Llobregat, a José Luis Alemán y a Bianca, mi compañera, ya que sin ella estaría como un pulpo en un garaje.

La semana que viene como diría el gran Wyoming, más y mejor, aunque a veces parece imposible.

¡Viva el Cine!

                        José López Pérez

adminUncategorizedalgunos lunes al sol 13 de octubre de 2010,análisis,íntegros o integristas
En las últimas semanas, meses, la labor de escritura de algunos artículos en este humildísimo BLOG DEL CINE ESPAÑOL se convierte en una pequeña tortura. Resuenan con fuerza los ecos del extraordinario tango de Enrique Sánchez Discépolo, “Cambalache” que recreó maravillosamente mi paisano Joan Manuel Serrat. Y no deja de...