Empatar puede ser o no un buen resultado futbolístico. Si lo aplicamos a otros ámbitos, puede ser la mejor solución o el equilibrio necesario para establecer relaciones sentimentales. “La final” no deja de ser una comedia romántica con el fútbol como telón de fondo y excusa para contar las peripecias de tres compañeros de piso, y sus idas y venidas con tres chicas que también comparten casa. Más cercana, como concepto, a “La gran familia española” de Daniel Sánchez Arévalo, por estar escrita en torno a un evento deportivo que a otras producciones como la exitosa “Días de fútbol”, de David Serrano, o sus derivadas “Salir pitando”, de Álvaro Fernández Armero, “Rivales”, de Fernando Colomo, o “El penalti más largo del mundo”, de Roberto Santiago, aquí los protagonistas son hinchas de dos equipos enfrentados por antonomasia: el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Teniendo en cuenta esta premisa, y las características de las respectivas aficiones de estos dos equipos, nos adentramos en los días previos a la final de la copa de Europa que enfrentó a los dos rivales en un partido de infarto.

Los personajes están marcados a fuego por la cotidianeidad y los lugares comunes de la gente de la calle, en alguna ocasión parodiando los estereotipos con personajes prototipo como el charcutero de barrio, el camarero del bar o el taxista de turno. Quizá abusa del trazo grueso haciendo reconocible mecanismos de comedia básicos que funcionan en gran medida para hacer entretenida una película que bien podría ser un piloto alargado para la televisión o varios capítulos de una webserie. Es inevitable que desgraciadamente se note su bajo presupuesto y que formalmente haya elementos que descuiden el aspecto visual.Tiene su gracia pero percibes en todo momento los recursos a los que han acudido para cumplir una función muy respetable: entretener. Que lo consiga o no dependerá de la exigencia del espectador, pero es cierto que denota un gran cariño hacia sus personajes y una energía popular nada desdeñable.

Con varios rostros reconocibles por el gran público como Loles León o Antonio Hortelano en personajes secundarios, los actores con más peso en la trama realizan su cometido de manera correcta, aunque en algún caso alguno lidie con una pasmosa falta de naturalidad. Reconozco entre ellos a una actriz con una gran espontaneidad, Andrea Ros, que es de lejos lo mejor de una película que tiene claro lo que quiere ser y lo consigue sin alardes pero también sin cinismo.

Lejos del retrato social, o de ningún riesgo cinematográfico, una inofensiva, blanca (o rojiblanca, según de que bando estéis) comedia sin pretensiones que desaprovecha en gran parte una oportunidad de ofrecer algo más que un vodevil amable y de costumbrismo rutinario.

Nota El Blog de Cine Español: 4

Chema López

Chema LópezCríticasAndrea Ros,Antonio Hortelano,Críticas,La final,Loles León
Empatar puede ser o no un buen resultado futbolístico. Si lo aplicamos a otros ámbitos, puede ser la mejor solución o el equilibrio necesario para establecer relaciones sentimentales. “La final” no deja de ser una comedia romántica con el fútbol como telón de fondo y excusa para contar las...