48X68_trazado

El festival de San Sebastián vive un difícil momento de identidad en el que varios certámenes le pisan los talones y cada vez es más difícil encontrar material interesante que no haya vivido estreno comercial en Europa, requisito para su Sección Oficial.

Parece asomar una tendencia diferencial hacia el nuevo cine Latinoamericano, aprovechando su auge en la vanguardia, y una especial importancia al cine local. Aunque esto último es algo tradicional en San Sebastián (y en la mayoría de países donde se celebran festivales), vuelve a surgir las acusaciones de chauvinismo hacia uno de los 11 festivales de “clase A” en el mundo, que en su historia ha protagonizado decisiones tan surrealistas como la de no premiar “Muerte entre las flores” (1990), de los hermanos Coen, en favor de la regular -pero española- “Las cartas de Alou” (Montxo Armendariz). Otro caso sonado que habéis destacado fue en 1996, cuando se otorgó la Concha de Oro a “Bwana” (Imanol Uribe) en lugar de la aclamada “Capitán Conan”.

El palmarés de este año también ha tenido color español. En la competición ha sorprendido la presencia masiva de cine español entre los títulos de Sección Oficial, en algunos casos sin filtro e indignos de un festival de esta categoría, demostrando que el CV de algunos autores (Imanol Uribe) da pasaporte directo. Pero, ¿realmente se puede acusar a San Sebastián de barrer para casa si lo comparamos con otros certámenes?

Tal como habéis expuesto algunos de nuestros usuarios, tras las patinadas monumentales habituales antaño, hubo una corrección en el festival que se ha percibido en los últimos 15 años. En lo que llevamos de siglo, sólo 3 producciones españolas se han llevado la Concha de Oro de 15 ediciones celebradas, con decisiones incuestionables como la de Magical Girl hace un año, y las otras más divididas pero aceptables ‘Los lunes al sol’ y ‘Los pasos dobles’.

Por su parte, el festival de Cannes, que antiguamente apenas primaba a su cinematografía (sólo 8 Palmas de Oro francesas desde 1939 hasta el año 2000), en los últimos tiempos ha mostrado una mayor tendencia localista, si bien -conviene no olvidar- estamos hablando del país que mejor cine hace del mundo. De este modo, Cannes ha premiado con la Palma de Oro en los últimos 15 años a 4 producciones francesas. Mencionar que otras 7 cuentan con una participación menor del país galo en la producción.

En otra comparativa más genérica que habéis expuesto de los últimos 25 años, se demuestra que San Sebastián y Cannes priman a su cine de forma similar:

PREMIOS LOCALES EN SAN SEBASTIÁN EN LOS ÚLTIMOS 25 AÑOS:

2015: Actriz, actor y mención especial jurado
2014: Película, director, actor, fotografía.
2013: Actriz, especial del jurado, fotografía.
2012: Director, actor, actriz, especial del jurado.
2011: Película, actriz
2010: Actriz, especial del jurado
2009: Director, actor, actriz
2008: –
2007: Actriz, guión
2006: Actor
2005: Actor
2004: –
2003: Actor, actriz
2002: Película, actriz
2001: Actriz, especial del jurado
2000: Actriz
1999: Actriz, fotografía
1998: Director
1997: –
1996: Película, fotografía
1995: Actriz, especial del jurado
1994: Película, actor
1993: Actor, especial del jurado
1992: –
1991: Película
1990: Película, actor

PREMIOS LOCALES EN CANNES EN LOS ÚLTIMOS 25 AÑOS

2015: Palma, actor, actriz
2014: Premio del jurado
2013: Palma, actriz
2012: Palma
2011: Premio del jurado, actor
2010: Gran premio, director, actriz
2009: Gran premio, actriz
2008: Palma
2007: –
2006: Gran premio, actor
2005: Director
2004: Guión
2003: –
2002: –
2001: Gran premio, actor, actriz
2000: –
1999: Gran premio, actor, actriz
1998: Premio del jurado, actriz
1997: Premio del jurado, premio técnico
1996: Actor, guión, premio técnico
1995: Director, premio del jurado
1994: Premio del jurado, actriz, guión, premio técnico
1993: Premio técnico
1992: –
1991: Gran premio, premio del jurado, actriz
1990: Actor, premio técnico

España y Francia suman una casi coincidente cifra de 46 premios en San Sebastián y 44 en Cannes. Por tanto, actualmente no creemos que haya un localismo desmesurado en Zinemaldia. San Sebastián debe mejorar ciertos aspectos, siendo comprensible una tendencia local que en la mayoría de ocasiones está justificada en términos cualitativos.

Óscar TACuriosidadesFestivalesSan Sebastián
El festival de San Sebastián vive un difícil momento de identidad en el que varios certámenes le pisan los talones y cada vez es más difícil encontrar material interesante que no haya vivido estreno comercial en Europa, requisito para su Sección Oficial. Parece asomar una tendencia diferencial hacia el nuevo cine...