El primer pase de ‘Regresión’ en San Sebastián se ha saldado dejando una decepción generalizada. Os ofrecemos brevemente nuestras primeras reflexiones.

Haciendo honor su título, ‘Regresión’ supone un preocupante paso atrás cinematográfico en la carrera de Alejandro Amenábar. Es una película que demuestra un notable oficio y poco más. Plana, previsible y de escasa originalidad.

Abusa de la música, de los sonidos asociados al miedo sin venir a cuento. A la gratuidad de recursos comunes se unen la sucesión de escenarios típicos en este género: cementerios, iglesias y sitios lúgubres.

Pese a su solvencia fílmica, Regresión está más cerca de un telefilm que de una obra de un director de prestigio. El final descubre una invitación hacia la originalidad y reflexión demasiado débil, alejado de la furia del Amenábar en sus inicios y más próximo al Amenábar impersonal de los últimos tiempos.

Óscar TACríticasAlejandro Amenábar,Regresión,San Sebastián
El primer pase de 'Regresión' en San Sebastián se ha saldado dejando una decepción generalizada. Os ofrecemos brevemente nuestras primeras reflexiones. Haciendo honor su título, 'Regresión' supone un preocupante paso atrás cinematográfico en la carrera de Alejandro Amenábar. Es una película que demuestra un notable oficio y poco más. Plana,...