Como es habitual, el cine nacional ha reservado sus mejores propuestas para la segunda mitad del año…si lo analizamos bien durante la primera mitad del 2015, además de escasez de películas nacionales, lo único que ha destacado en las pantallas (pese a los, inmerecidos, fracasos de Negociador y Felices 140, dos propuestas que, desde luego, merecían mucha mejor suerte) han sido las comedias de turno que han salvado un poco la papeleta en la taquilla española (estamos hablando, por supuesto, de Perdiendo el Norte y Ahora o nunca, dos comedias tan tontas como olvidables, que se han saldado con sendos éxitos).

Pero, ahora, en la segunda mitad del año, es como si todos quisieran soltar el premio gordo….Atrapa la Bandera, Anacleto Agente Secreto, Ma ma, El desconocido, Regression (el último film de Amenábar)…y muchas más que me dejo, son varios ejemplos de lo que suele sucedes cada año. Comento esto, porque ahora nos llega otra película nacional, Los Héroes del mal, que, desde luego, no tiene a famosos en su reparto ni tampoco creo que tenga una campaña de promoción al nivel de otras producciones (además, tendrá que competir con la nueva película de Julio Medem, Ma ma con Penélope Cruz), pero os digo ahora, que no dejéis pasar este estupendo film, que ofrece savia nueva a un género muy manido y que en manos de su director, Zoe Berriatúa, consigue involucrarnos en una película áspera, dura y seca y con la suficiente personalidad para que, por lo menos, le deis una oportunidad.

Tres adolescentes que sufren el maltrato y la humillación de sus compañeros en clase deciden unirse para vengarse. Sin embargo, lo que comienza como un acto de libertad en legítima defensa se convierte en una espiral de violencia de la cual no podrán escapar. ¿Qué se puede hacer contra un criminal menor de edad?

Los héroes del mal es una cinta que genera debate, sin duda. Lo que parece un argumento salido de cientos de películas que hablan sobre un tema similar, sus creadores se las ven y las consiguen para no resultar siendo lo mismo de siempre y, creedme, que lo consiguen. El hecho de que el film ignore por completo la parte adulta (salvo casos necesarios, como los profesores del instituto), es un gran detalle para acercarnos más a las vivencias de estos jóvenes y a, precisamente, sentir lo que ellos sienten sin que sean juzgados por nada ni por nadie, pero más polémico resulta el hecho de por qué hacen lo que hacen, y es ahí donde la película me ha parecido que tiene su mayor logro, y es que no pretende dar respuestas, lo cual resulta mucho mas conseguido e impactante la imagen ausente de los familiares o de cualquier trauma o drama que los jóvenes puedan tener (y que en la mayor parte de producciones de esta índole cae en el error), lo cual, la deshecha de cualquier tipo de manipulación, y resulta más real y más auténtica al no dar motivos pasados o presentes de lo que hacen. Todo un logro que se aleja bastante de muchas producciones del mismo género y que afortunadamente Los Héroes del Mal rehuye con buena gana.

Y su mayor logro es la visión que Zoe Berriatúa da a estos jóvenes…a través de una fotografía de Iván Román que aprovecha perfectamente (con colores ocres que en su cartel promocional ya lo deja entrever), la cinta consigue un tono muy personal y marcado, con un ritmo donde apenas sufre altibajos y, lo más importante, conseguir meterte en la película y en la piel de sus personajes. Es cierto, que a veces me pareció excesivo el punto psicótico de alguno de los personajes, ya que el cambio radical que sufren, aunque progresivo, tienen demasiados altibajos emocionales (especialmente uno de los personajes), por lo que en alguna ocasión me pareció forzada su actitud (pero eso lo solventan sus actores, de los que hablaré en el siguiente párrafo), pero tampoco me supuso una gran pega, porque de alguna manera, el relato debe avanzar, y lo hace, aunque a marchas forzadas, pero lo hace (y con un final que, así he de decir, me pareció magnifico). Pero es en un detalle donde la película consigue su propia personalidad y esto es su banda sonora…MAGISTRAL es quedarse corto, y desde sus primeros compases el espectador sabe que va a ver algo especial (ese plano secuencia donde los alumnos entran al aula, como si de un baile o incluso procesión se tratara, es un momento brillante), creando una sintonía enorme y muy personal marcada entre las imágenes y la música…todo un triunfo en ese sentido.

Y en cuanto al trabajo interpretativo aquí me gustaría dar mi enhorabuena al trabajo de casting, por no incluir a jóvenes estrellas conocidas en series de televisión o similares, dando así una mayor credibilidad a la imagen de estos jóvenes (la única cara conocida es Jorge Clemente). Pero no solo con eso, tenemos a tres actores que están en sus respectivos roles de manera estupenda, por no decir excelente, dibujando a unos personajes que no son para nada fáciles, siendo Jorge Clemente el que tiene que llevar el peso dramático más complejo de todos, y aunque por momentos el personaje se le vaya un poco de las manos (también debido a un guión que fuerza ciertos recursos de su personaje), lo cierto es que el joven sale victorioso de la empresa con escenas que consiguen poner la piel de gallina (ese final), y su aspecto físico ha sido determinante para interpretar a este papel (le va que ni pintado). Pero lo cierto es que tanto un harto efectivo Emilio Palacios (que resulta más impactante cuando no debe decir nada, pues gestualmente transmite muchísimo) como una MARAVILLOSA Beatriz Medina (soberbia en la escena de las setas) son el broche de oro perfecto para dos actores que aquí están en su primera película y que desde luego darán mucho de que hablar en un futuro (la mirada perdida de Palacios o esa madurez femenina en la presencia de Medina). Lo dicho, un acierto de casting total donde la química entre los tres se consigue con suma facilidad, y es crucial ver como lo intereses entre ellos van variando a lo largo y ancho de la cinta, siendo el anonimato de sus actores un recurso necesario para que nos creamos a estos jóvenes.

Los Héroes del Mal es así, un film que resulta bastante recomendable. Recomendable por el hecho de que intenta alejarse del prototipo de películas que se suelen hacer sobre este género (y en este país, especialmente) y del que esta cinta rehuye con gran acierto y eficacia aportando alma y personalidad propia a una película que retrata a los jóvenes…desde el punto de vista de los jóvenes. Unos jóvenes que se encuentran perdidos y que asumen la violencia sin una razón aparente, en un retrato sobre la juventud y la adolescencia, austero, duro y seco, y sin caer en la manipulación…todo un logro, que, esperemos, el público español respalde, porque bien se lo ha merece.

Nota El Blog de Cine Español: 7.

Manu Monteagudo

RedaccionCríticasÁlex de la Iglesia,Críticas,Jorge Clemente,Los héroes del mal,Zoe Berriatúa
Como es habitual, el cine nacional ha reservado sus mejores propuestas para la segunda mitad del año…si lo analizamos bien durante la primera mitad del 2015, además de escasez de películas nacionales, lo único que ha destacado en las pantallas (pese a los, inmerecidos, fracasos de Negociador y Felices...