Muchas veces hemos expuesto aquí como claro ejemplo de lo que tiene que ser una cinematografía local al cine francés pero, aparte de que el público galo si ama y defiende su cine, todo lo contrario que en nuestro país, en Francia cuentan con una serie de protecciones estatales con el que nuestro séptimo arte no cuenta:

1º. El IVA cultural que existe en Francia es del 5%, en España del 21%.
2º. Un 11,5% de cada entrada de cine vendida en Francia se destina a ayudas para producir cine en Francia y al Centro Nacional de Cinematografía.
3º. Las grandes producciones americanas tienen limitado su estreno a un número determinado de copias con la idea de dejar salas disponibles a producciones locales más pequeñas.
4º. Se apostó por rebajar el precio de las entradas a los menores de 14 años a 4 euros y el resultado fue 8 millones más de entradas medidas a los 6 meses de la implantación de esta idea.

Por todas estas razones, el cine francés, después del americano es el que mejor funciona alrededor del mundo cada año. Así, en el 2014 el cine galo batió récord de recaudación a nivel mundial con 655 millones de euros recaudados, gracias a los éxitos de “Lucy” y “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?”.

¡Resines, toma nota, que hay mucho trabajo por hacer!

RedaccionNoticiascine francés,ejemplo,galo
Muchas veces hemos expuesto aquí como claro ejemplo de lo que tiene que ser una cinematografía local al cine francés pero, aparte de que el público galo si ama y defiende su cine, todo lo contrario que en nuestro país, en Francia cuentan con una serie de protecciones estatales...