Es bien conocida la combatividad del cine español y su fuerte carácter reivindicativo a la hora de exigir derechos. Desde ‘El Blog de Cine Español’ siempre nos hemos sumado a esas reivindicaciones, entre las que destaca la necesidad de ayudas al cine y mejoras en los sistemas fiscales. Del mismo modo, hemos sido los primeros en denunciar el maltrato desde el Gobierno y su manifiesta displicencia hacia la industria del cine.

Sin embargo, no deja de sorprenderme la absoluta falta de autocrítica en este sector. Jamás he escuchado a un productor denunciar las malas prácticas -conocidas y calladas por todos- para el cobro de subvenciones antaño. Apenas he visto a gente del medio criticar una mala película o preguntarse qué es lo que el público rechaza y si hay algo que falla (probablemente la respuesta de muchos sea NO). Es más, en esta web es habitual que ante una crítica negativa lluevan los comentarios y emails del tipo “vuestra obligación es apoyar el cine español”.

Tiempo atrás, en mis entrevistas solía preguntar por películas españolas recientes que habían supuesto una decepción para el entrevistado. Dejé de formular esa pregunta tras no obtener jamás una respuesta. Hace unos meses fui realmente consciente de hasta qué punto existe un “bienquedismo” patológico en el cine español, cuando en las listas de películas favoritas que cada año solicitamos a personalidades del cine, un director declinó la propuesta argumentando que si escogía diez películas, entre las excluidas habrían amigos y compañeros que podían sentirse ofendidos…

El ambiente de ombliguismo y peloteo generalizado ha alcanzado su máxima expresión con la llegada de las redes sociales. Podría citar varias cuentas de Twitter que dan auténtico pavor y que se convierten en una sucesión de alabanzas desmedidas hacia el trabajo de los demás. No es complicado leer ridículos halagos hacia películas infumables. Al fin y al cabo, ese actor, jefe de prensa, productor o director al que has etiquetado en tu encendida loa, puede facilitarte un trabajo el día de mañana.
Desgraciadamente, en esta “era del retweet” hay incluso críticos de cine que han sucumbido a ese buenrollismo y camaradería.

Un actor al que le llovían los papeles años atrás me dijo off the record que el renunciar a las fiestas y al amiguismo falso del cine español había jugado en su contra.

De este modo, cuando ‘El Blog de Cine Español’ mostró su disconformidad ante la elección de ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ como representante de España en los Oscars, dejando fuera a ‘La isla mínima’, una conocida actriz nos respondió diciendo que “no se puede avanzar tirándonos piedras”, defendiendo el nivel de la citada película.
También fue sorprendente ver que tras la pasada ceremonia de los Premios Goya, apenas se vieron críticas desde la gente del medio.

Cuentas extremadamente combativas como la de Carlos Bardem, Tristá Ulloa, etc., se muestran comedidas a la hora de lanzar críticas internas. Muchos dirán que bastante tenemos con los ataques de fuera y estarán de acuerdo con esa frase de “con piedras no avanzamos”, pero, ¿no creéis que sería necesaria más autocrítica en el Cine Español?

Óscar TACuriosidades
Es bien conocida la combatividad del cine español y su fuerte carácter reivindicativo a la hora de exigir derechos. Desde 'El Blog de Cine Español' siempre nos hemos sumado a esas reivindicaciones, entre las que destaca la necesidad de ayudas al cine y mejoras en los sistemas fiscales. Del...