Permitirme que os hable de un tema sobre mi región, Extremadura, porque ha perdido en los últimos diez años la mitad de sus cines, siendo la única Comunidad Autónoma española donde se ha producido este triste hecho.

Las grandes ciudades extremeñas, como Cáceres, Mérida y Badajoz, tenían dos cines o más hace una década y ahora mantienen uno y de milagro porque, la verdad, que los cines extremeños, al igual que tantos otros de otras regiones, están prácticamente en números rojos.

Otras poblaciones extremeñas que mantienen sus cines son Plasencia (40.800 habitantes), Don Benito (37.000), Almendralejo (35.000), Zafra (16.700) y Coria (13.000 habitantes).

Como curiosidad, destacar que la localidad cacereña de Navalmoral de la Mata, con 17.200 habitantes, cerró el último en enero de 2008.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), hace once años, en 2004, Extremadura contaba con 33 cines; en la actualidad quedan 13, pasando de 88 salas a 51.

¿Cuál es la razón de los cierres de las salas de cine? Para los empresarios extremeños dedicados a este negocio la culpa es de la piratería, la crisis económica, la subida del IVA al 21%, el carísimo coste de adaptar las salas a la era digital, y que muchos espectadores cuentan en sus hogares con televisiones de 42 pulgadas en adelante, con una gran calidad de imagen y sonido, lo que provoca que les cueste acercarse a una sala de cine.

¿Sirve este caso de ejemplo de que el cine en pantalla grande es un negocio, como tantos otros a lo largo de la historia de la humanidad, que acabará desapareciendo debido al avance de la tecnología? Porque no creo que falta más de una década para que todos podamos cómodamente desde nuestras casas ver los estrenos a golpe de click en las televisiones de nuestros hogares, ¿qué os parece?

Vía: HOY.es

RedaccionNoticiascines,Don Benito,Extremadura
Permitirme que os hable de un tema sobre mi región, Extremadura, porque ha perdido en los últimos diez años la mitad de sus cines, siendo la única Comunidad Autónoma española donde se ha producido este triste hecho. Las grandes ciudades extremeñas, como Cáceres, Mérida y Badajoz, tenían dos cines o más...