Ríete tú del “pequeño Nicolás”. Y de las inofensivas automemes de Sonia Monroy. La historia de la actriz catalana Anna Allen ha sido descrita como un caso de “trastorno de personalidad narcisista”, pero para muchos representa el drama de actores esclavizados por la era de las redes sociales; de la importancia del postureo y el tratar desesperadamente de proyectar una imagen de éxito.

Todo se desencadenó cuando a través de las redes sociales, Allen publicó su supuesta asistencia a la última edición de los Premios Oscar. El Mundo contactó con ella para ofrecerle una cobertura de la ceremonia, fue entonces cuando se descubrió que todo era una mentira compuesta de burdos automontajes fotográficos que fácilmente han sido desenmascarados.

A partir de ahí, tras cerrar todos sus perfiles y entre la mofa de toda España, se han descubierto los innumerables engaños de la actriz de teatro y televisión, conocida por interpretar a la novia de Toni en ‘Cuéntame’ y participar en series como ‘Acusados’. Ya en 2013 hizo creer a sus seguidores que había estado los Oscar 2013 a través de un fotomontaje del Festival de Roma y con actriz.

No voy a detallar la sucesión de farsas descubiertas (podéis verlas en este extenso reportaje en Fórmulatv), que fue capaz de llevar a entrevistas y participaciones televisivas en espacios como Pasapalabra.

No me digáis que con semejante historia truculenta Iñárritu no haría maravillas.  Se trata de un caso rodeado de ternura y a su vez escalofríos. Por ello, desde El Blog de Cine Español reivindicamos la necesidad de hacer un biopic sobre la figura de Anna Allen, ¿cuál crees que sería la actriz ideal para interpretarla?

Óscar TACuriosidadesAnna Allen
Ríete tú del 'pequeño Nicolás'. Y de las inofensivas automemes de Sonia Monroy. La historia de la actriz catalana Anna Allen ha sido descrita como un caso de 'trastorno de personalidad narcisista', pero para muchos representa el drama de actores esclavizados por la era de las redes sociales; de...