El documental “Baratometrajes 2.0”, codirigido por Daniel San Román y Hugo Serra, es un trabajo muy interesante sobre el actual cine independiente español que ha aumentado considerablemente gracias a las cámaras digitales. De este modo, como dicen los directores de la película “Domo”: “Los plebeyos tengamos la opción de seducir a la princesa”.

Durante el metraje se van tratando diferentes temas del cine español, intercalando fragmentos de cómo conciben diferentes profesionales del séptimo arte un mundo sin cine.

Gracias a este documental nos enteramos que se puede hacer una película con tan sólo 2.000 euros, como es el caso de la película “Domo”, o de “Aislados”, de David Marqués, 15.000 euros, mientras que el presupuesto medio de una película española es ahora con la crisis económica de 1,5 millones de euros, mientras que hace un lustro era de 2,5 millones de euros.

Además, te explica cómo funcionan las subvenciones al cine español, que son dos:

1. Una que concede el ICAA al proyecto, son para pequeñas películas, pero lo bueno que tiene es que una vez aceptado el proyecto le hace el ingreso a la cuenta del productor en dos o tres meses. Lo único que te piden a cambio es hacer la película, estrenarla, y que esté disponible en sala, lo pongo en singular porque se puede estrenar sólo en un cine, al menos durante una semana. Lógicamente, también habrá que presentar, con facturas oficiales, en qué se ha gastado el dinero de la subvención para realizar la película.

2. Ayuda a la amortización: que funciona mediante un sistema de puntos complicadísimo pero, resumiendo, es que el productor puede recuperar hasta el 30% del coste oficial de su película. Pero con la salvedad de que si el coste de la película está por debajo de los dos millones de euros no se tiene derecho a esta ayuda, ¿ahora podemos entender por qué se inflan los presupuestos de las películas españolas? Además, la película en su estreno en cines tendrá que llegar a ser vista por un mínimo de 60.000 espectadores para poder recibir esta subvención, ¿ahora entendemos el por qué de la compra de entradas por parte de las productoras?

También se trata el tema del crowdfunding, la opción mayoritaria para los directores que quieren hacer sus películas, de bajo presupuesto, sin esperar a las subvenciones. Y se lanza la pregunta: ¿es una moda, debido a la crisis, o está aquí para quedarse?

Otro de los puntos tratados es qué hacer cuando se tiene terminada una producción independiente porque estrenar una película cuesta dinero. Y este es el principal problema del cine español low cost, que nadie lo ve, nadie lo conoce, porque no cuenta con publicidad ni con copias suficientes.

Otro apartado de “Baratometrajes 2.0” que me parece muy interesante es cuando explican cómo se reparte el precio de una entrada de cine que, por ejemplo, supongamos que vale 10 euros:

– Un 21% de este importe iría destinado al IVA, es decir, 2,1 euros.
– Un 2% a la SGAE por derechos de autor, es decir, 0,20 euros.
– Un 37,5% para el cine, el exhibidor, es decir, 3,85 euros.
– Un 37,5% para la distribuidora y la productora, es decir, 3,85 euros.

Otro de los apartados de este documental trata sobre uno de los temas que hemos expuesto en este blog numerosas veces, ¿es el cine caro? ¿por qué tiene que costar lo mismo una entrada de cine de una producción independiente que ha costado 30.000 euros que una superproducción de Hollywood que ha costado 100 millones de euros?

También se habla de las plataformas online para ver cine como Filmin, itunes o Wuaki. Poniendo de ejemplo la película española “Carmina o revienta”, que se estrenó simultáneamente en cines, DVD e Internet, por lo tanto, ¿el futuro es la red de redes?

El último tema es por qué el cine español tiene tan mala fama.

En fin, os recomiendo a todos el documental “Baratometrajes 2.0” porque expone temas muy interesantes tratados en este blog también numerosas veces.

Nota El Blog de Cine Español: 6.

RedaccionCríticasBar,Baratometrajes 2.0,cine independiente,Críticas,Documentales,Hugo Serra
El documental 'Baratometrajes 2.0', codirigido por Daniel San Román y Hugo Serra, es un trabajo muy interesante sobre el actual cine independiente español que ha aumentado considerablemente gracias a las cámaras digitales. De este modo, como dicen los directores de la película 'Domo': 'Los plebeyos tengamos la opción de...