Una noche entre amigos siempre es especial. Si a ello le sumas una buena o varias buenas películas con las que disfrutar, la noche todavía puede ser mejor. Hoy en día contamos con la tecnología necesaria para convertir el salón de casa en una estupenda sala de cine. Pero necesitamos equiparnos bien y prestar atención a todos los detalles. Con el equipamiento apropiado y buenas ideas, tenemos por delante una noche épica.

Como ocurre en el cine, el decorado y el vestuario son importantes. Por eso, una buena fórmula de crear ambiente cinematográfico es que todos os disfracéis como si fuerais los personajes de la película. Si ya tienes claro cuál va a ser la temática de la noche, puedes avisarles y pedirles que acudan caracterizados. Incluso podéis organizar un concurso para elegir el mejor disfraz.

Del mismo modo, puedes decorar el salón siguiendo la temática de la película. Aunque otra opción es rediseñarlo de manera que se parezca a una sala de cine. Puedes distribuir diferentes asientos por la habitación (sofás, sillones, cojines para estar cómodos…) y hasta puedes colgar posters o carteles de películas por las paredes.

Y tampoco puede faltar el avituallamiento. La noche es larga y es necesario reponer fuerzas. Tendremos que tener preparadas patatas, pizzas, bebidas, helado… Incluso podemos sorprender al público con una máquina de palomitas casera, que hoy en día se puede comprar por un precio bastante asequible. El simple olor de las palomitas, sin duda, os trasportará a una sala de cine profesional.

La iluminación, tan importante en el cine, es otro aspecto que no puedes dejar escapar. Actualmente es posible encontrar lámparas y sistemas de iluminación que ofrecen un control muy preciso para dar con la intensidad de luz acordé con la temática de la película que se va a visualizar. Además, televisores con el sistema ambilight puede ayudar a fusionar en cada escena la atmósfera de nuestra habitación con la proyección que estemos disfrutando, de forma sutil pero muy efectiva. Si eres un poco mánitas puedes probar a crear tu propio sistema ambilight y prescindir de comprar uno.

Y por supuesto el sonido. El equipo de sonido que utilicemos es muy importante. Si falla el audio, gran parte de la magia del cine se pierde. Por eso es recomendable contar con un sistema de audio envolvente. Estos equipos ya vienen con altavoces (2.1, 5.1, 7.1…) y un receptor, normalmente con un reproductor de DVD o Blu-Ray. Algunos podemos conectarlos directamente al ordenador y mejorar con creces su sonido.

El equipo de reproducción, sin duda, es también un aspecto fundamental. Pero más allá del típico reproductor de DVD, podemos decantarnos por otra opción, sorprendente y no excesivamente cara: adquirir un proyector o cañón de luz.

Actualmente hay una gran variedad de modelos en el mercado, con interesantes características. En la tienda online Staples, por ejemplo, puedes encontrarlos de calidad y a un precio muy asequible. Incluso puedes proponer que su compra sea compartida entre todos los amigos aficionados al cine. Así podréis disfrutar de las proyecciones con más calidad siempre que queráis.

Siguiendo estos consejos e incorporando tus buenas ideas, la simple proyección de una película puede convertirse en una divertida y diferente velada. Con tecnología e imaginación, todo es posible. Y si ya estáis preparados… solo os falta acomodaros en vuestro asiento y disfrutar del séptimo arte sin salir de casa.

RedaccionNoticiascine en casa,DVD,Noticias
Una noche entre amigos siempre es especial. Si a ello le sumas una buena o varias buenas películas con las que disfrutar, la noche todavía puede ser mejor. Hoy en día contamos con la tecnología necesaria para convertir el salón de casa en una estupenda sala de cine. Pero...