No hace falta llegar a las últimas secuencias de la película de Gabriel Velázquez para adivinar el final de algunos de ellos y la continuidad sin demasiado futuro del resto.

Ártico” es una película donde te planteas aquello de si somos lo que somos por nuestras circunstancias o por las decisiones que tomamos a lo largo de la vida. El ser humano tiene cierta tendencia a repetir lo que ve a su alrededor, pero en medio de todo tipo de ambientes duros siempre parece crecer una rosa bendecida para que pueda crecer fuerte y firme. Aquí no ocurre nada de eso. De fondo, se repiten el fracaso escolar, los embarazos no deseados y el maltrato como costumbre. El director cierra con “Ártico” una trilogía dedicada a la familia y la soledad: Los dos protagonistas hacen lo que pueden por huir de quienes le rodean y por formar su propia familia, respectivamente, sin mucho éxito por ninguna de las partes.

En un momento o en otro, van cayendo todos en la desidia, la delincuencia, adicciones de todo tipo y enfrentamientos con finales fatales. En definitiva, historias de quinquis que sirven al director como excusa para dibujar la España profunda bajo ambientes industriales y paisajes naturales de Salamanca, su ciudad de origen. Repite con actores no profesionales en un afán por conseguir hipernaturalidad en las interpretaciones.

El filme le valió un premio especial del jurado en la Berlinale 2014 y sigue su periplo por festivales de todo el mundo. Y es que “Artïc” podría pasar más por una película europea que por una española, algo que ya se intuye en los tráilers de otros largometrajes del director.

Nota El Blog de cine Español: 6.

Carolina Cañada

RedaccionCríticasÁrtico,Críticas,Gabriel Velázquez
No hace falta llegar a las últimas secuencias de la película de Gabriel Velázquez para adivinar el final de algunos de ellos y la continuidad sin demasiado futuro del resto. 'Ártico' es una película donde te planteas aquello de si somos lo que somos por nuestras circunstancias o por las...