Lo primero que veo de “Stella Cadente” (Estrella Fugaz, en español) es un cartel con una imagen muy potente de Alex Brendemühl. Yo creía que había visto muchas cosas de este actor hasta que he consultado su filmografía, que parece eterna. En cualquier caso, y el otro día, tras el pase de prensa, se lo dije en persona, Brendemühl me parece de esos pocos actores que pueden decir absolutamente cualquier frase por complicada -o simple- que sea. Y me atrevería a decir que esto y esa energía suya tan característica son las razones por las que acabó por encarnar a Amadeo I de Saboya en esta película. Y cuando digo “esta película” me refiero a un film tan particular, con un tempo inesperado y una estética a veces clásica, a veces kitch, o las dos cosas a la vez.

“Stella Cadente” está dirigida y producida por Lluis Miñarro, quien también firma el guión, y nada es lo parece. Pude hablar con Bárbara Lennie después del pase de prensa y me dijo que Miñarro está en un punto profesional y personal que puede hacer lo que le dé la gana, y estoy de acuerdo. De hecho, es eso mismo lo que hace en esta película, donde mezcla sin complejos un cine de época repleto de escenas costumbristas gracias a una fotografía impecable (Jimmy Gimferrer), con un montaje moderno y un esquema narrativo que igual recuerda a algún trabajo de Berlanga o al mismo David Lynch.

 

Y digo esto no por comparar, si no por situar al espectador en una película que por momentos te saca de lo confortable y te invita a jugar con la Historia. Claro que Miñarro retrata a un Amadeo de Saboya encerrado en su palacio, superado por la corrupción de quienes le rodean durante los tres años que reinó en España: Es justo la reina María Victoria (Bárbara Lennie) quien, aburrida a muerte de esa vida contemplativa propia de su estatus y de sus días prisioneros en palacio, dice a Amadeo: “¿Sabes lo que me gusta de España? Que es como su pintura”. Pero al tiempo el director aprovecha para hacer reconocible lo que pudiera estar ocurriendo en una cabeza demasiado ociosa, a cada momento más fuera que dentro de la realidad, entre lo onírico y la fantasía.

La banda sonora, elementos como la fruta -ojo a la escenita del melón…-, los animales o la naturaleza juegan su propio papel al servicio de una composición y consecución de planos muy estudiada. Y es que, según cuentan, este primer largometraje de Lluis Miñarro tiene mucho que ver con lo que él es, con lo que le rodea y con su propia forma de vivir la vida.

“María Victoria, yo sin ti estaría muerto”, dice Amadeo de Saboya, tras una corta vuelta a la cordura. El rey acabará por dejar atrás la desidia de palacio y de una España acomodada en sus miserias, en su incultura y corrupción política y moral para volver a su Italia natal, moderna, donde no caben las ensoñaciones, más capaz de dejar atrás el Romanticismo y adaptarse a la recién iniciada Modernidad.

“Stella Cadente” se estrena en España el día 30 de mayo en no muchas salas, pero merece la pena acercarse a alguna de ellas y seguirle la pista a Miñarro en su faceta como director.

Nota El Blog de Cine Español: 6.

Carolina Cañada

RedaccionCríticasÀlex Brendemühl,Críticas,Estrella fugaz,Stella Cadente
Lo primero que veo de 'Stella Cadente' (Estrella Fugaz, en español) es un cartel con una imagen muy potente de Alex Brendemühl. Yo creía que había visto muchas cosas de este actor hasta que he consultado su filmografía, que parece eterna. En cualquier caso, y el otro día, tras...