Con motivo de la presentación hoy en la sección paralela “Un Certain Regard” del Festival de Cannes de su última película, «Hermosa juventud», Jaime Rosales ha realizado varias declaraciones en la que desvela la que parece ser toda una revolución en su cine.

El cineasta con una de las miradas más personales de nuestro cine, ha afirmado que Hermosa Juventud ha sido fruto de un cambio radical en su concepción hasta la fecha de cine íntimo y minoritario. Este cambio se debe en parte al recibimiento que tuvo su anterior trabajo, Sueño y silencio.

“La película ha sido como un exorcismo, he cambiado a todo el equipo. Me he rodeado de gente joven”. Ha declarado respecto a Hermosa juventud en una entrevista a el diario El Pais.

“Mi carrera llevaba una deriva hacia el cine de museos y quería huir de eso. Por ejemplo, el Pompidou me ha pedido proyectar allí el estreno en Francia y he declinado la oferta. No lo veo”, añade Rosales, quien además reconoce que por primera vez en su carrera siente la necesidad de hacer un cine más comercial y destinado al mayor público posible.

“He querido dirigirme a más gente. Es lógico, siempre quieres el máximo de público posible. Y a la vez es una película menos personal, la he hecho en colaboración con más gente, he dejado que otras ideas entraran, he cambiado muchas cosas en mi manera de hacer”, ha declarado respecto a esta nueva etapa en otra entrevista, esta vez al diario ABC. “Es un intento de abrir más la película hacia el público, con actores más guapos”.

Sin duda son declaraciones sorprendentes viniendo de un director con posturas radicales -hasta hoy- sobre el cine comercial.

Óscar TAEntrevistasHermosa juventud,JAIME ROSALES
Con motivo de la presentación hoy en la sección paralela “Un Certain Regard” del Festival de Cannes de su última película, «Hermosa juventud», Jaime Rosales ha realizado varias declaraciones en la que desvela la que parece ser toda una revolución en su cine. El cineasta con una de las miradas más personales...