SUPERCONDRIAQUE

Mientras en España asistimos atónitos al mayor fenómeno de los últimos tiempos protagonizado por la comedia Ocho apellidos vascos, en Francia viven con cierta cotidianidad un año en su taquilla absolutamente glorioso, donde el cine local reina por todo lo alto y su cuota habitual en torno al 35% se ha disparado en estos primeros meses.

Allí, entre las diez películas más vistas del año, 6 son producciones francesas, siendo 4 de ellas las que ocupan los 4 primeros puestos.

Una comedia dirigida y protagonizada por el cómico Dany Boon, Supercondriaque, ocupa el primer puesto del año con la descomunal cifra de 32 millones de euros, estando aún en cartelera.
La fiebre por la comedia local es más que evidente, y por tanto Les trois frères, le retour ocupa el segundo puesto de las más vistas en el 2014, seguida de La bella y la bestia (en cartelera en España) y el biopic Yves Saint Laurent.

También de producción francesa, en el puesto séptimo se encuentra Fiston (de nuevo una comedia, en este caso juvenil) y en el 10º puesto de la tabla está Minuscule – La vallée des fourmis perdues, una adaptación de una serie de animación sobre el mundo de los insectos.

El dato es demoledor: de los 13 fines de semana que llevamos este año, 9 han estado capitaneados por un título galo.

Sin duda Francia es el gran modelo a seguir. Históricamente se ha mimado y protegido al cine local desde sus políticas fiscales hasta su educación. La pasión por el séptimo arte está instalada en su ADN. Allí nadie cuestiona las ayudas. Más de 200 películas anuales son enteramente subvencionadas. Además, el organismo independiente Centro Nacional de la Cinematografía (CNC) gestiona un elaborado entramado destinado a acumular un importante fondo de ayuda al cine local: el 11,5% del precio de todas las entradas de cine foráneo van destinadas a ese fondo, así como las elevadas tasas que las televisiones están obligadas a pagar.

Desde el CNC se gestiona el complicado sistema y atribución de ayudas, en el que se premia de igual modo a producciones de carácter puramente comercial como al cine de autor, y un consejo de profesionales del cine deciden dar oportunidades a nuevos talentos.

Eso se traslada al gran público galo, que aprecia tanto el cine en su ámbito más desenfadado, con una gran proliferación de comedias populares; como el cine autoral.

Sin duda un panorama idílico del que aprender.

Os dejamos con el ranking de las diez películas más vistas del 2014 en Francia:

1 Supercondriaque, $42,736,386
2 Les trois frères, le retour Wild Bunch,  $19,309,579
3 La belle et la bête,  $15,588,687
4 Yves Saint Laurent,  $13,933,172
5 12 Years a Slave,  $13,835,227
6 300: Rise of An Empire,  $13,821,904
7 Fiston,  $13,588,651
8 The Lego Movie,  $11,649,032
9 Mr. Peabody & Sherman,  $10,787,342
10 Minuscule – La vallée des fourmis perdues,  $10,732,550

Óscar TATaquillasubvenciones
Mientras en España asistimos atónitos al mayor fenómeno de los últimos tiempos protagonizado por la comedia Ocho apellidos vascos, en Francia viven con cierta cotidianidad un año en su taquilla absolutamente glorioso, donde el cine local reina por todo lo alto y su cuota habitual en torno al 35%...