Ayer jueves se nos fue la gran dama del teatro español, Amparo Rivelles, a los 89 años de edad, muerte que también llorarán en México porque durante 20 años, en la década de los 60 y los 70, no paró de hacer teatro hacer teatro, mucho cine y famosas telenovelas, éstas en compañía del actor mexicano Ernesto Alonso.

En 1986 consigue el Premio Goya a la mejor actriz por la película “Hay que deshacer la casa”, de José Luis García Sánchez, premio que está a punto de conseguir de nuevo, esta vez como mejor actriz de reparto, con la película “Esquilache” (1989), de Josefina Molina.

Otros premios destacados que logró Amparo Rivelles durante su extensa carrera fueron la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (1990), el Premio Nacional de Teatro (1996) y la Medalla de Oro al mérito Círculo de Escritores Cinematográficos (2006).

Descanse en paz.